Es necesario que todo católico tenga como mínimo Apologética básica de nuestra fe e interpretarla correctamente.