Testimonio de Marina, católica visitada por Testigos de Jehová.

Dios lo Bendiga, Padre Héctor.

Mi nombre es Marina Martínez Bonilla, de Santa Ana del Táchira, Venezuela.

Sabe? El viernes me visitaron los Testigos de Jehová, después que leyeron unas citas bíblicas llegaron a decirme que Nuestro señor Jesucristo es un ángel; les dije que no estoy de acuerdo con eso que dicen y me preguntan por qué.

No se si hice bien al decirles que como va a ser El un ángel, si el mismo Dios padre manda a todos los ángeles de Dios a que lo adoren (cf. Hb 1,6). Ellos no aceptan que Jesucristo es el mismo Dios. Enseguida se dan cuenta que es tarde y me dijeron que volvían en otra ocasión.

Padre me gustaría prepararme muy bien para Evangelizarlos pero se me dificulta mucho memorizar las citas bíblicas.

Este otro testimonio me sucedió hace como tres meses.

Vinieron los Testigos de Jehová a visitarme, me leyeron dos versículos de la Biblia, y cuando estaban predicando dijeron que a ellos los teníamos por criminales y asesinos, porque ellos no están de acuerdo con la transfusión de sangre, que eso está contra Dios. Entonces yo les respondí que no estoy de acuerdo con ellos, me dijeron por qué; les dije: porque Dios nos envió a su Hijo como sacrificio, y por medio de su sangre nos salvó perdonando nuestros pecados. Y, si Él siendo Dios hizo eso por nosotros, ¿cómo no donar nuestra sangre por salvar a un hermano nuestro? Se quedaron sin palabras, inmediatamente dijeron que era tarde y que mejor otro día venían.

Cuando se fueron no se dieron cuenta que mi hermana iba detrás, y dijeron que yo era una villana. El otro dijo: “no ella es muy renuente. Ya hemos venido varios, pero a todos nos ha sacado; pero hay que insistir. Y se dijeron que iban a venir con otro mas preparado. Cualquier concejo que me quiera dar se lo agradezco Padre.

Que Dios lo siga BENDICIENDO.


P. Héctor Pernía, mfc.: Marina, te felicito y admiro por tu heroísmo y por la sencillez y firmeza con que ayudas a estos hermanos a darse cuenta que están en medio de doctrinas ciegas y absurdas, y que posees el don de la palabra, para no andar con rodeos en darles las respuestas necesarias. Aunque no conoces mucho de Biblia, se nota que has sido muy buena esponja para absorver, seguro, la formación bíblica que la Eucaristía te ofrece desde que empieza hasta que termina.

Yo te recomiendo que te mastiques cada página de la Guía Bíblica que escribí. Si no la tienes, te puedo dar una cuando pase de nuevo por la Parroquia. También te animo a pertenecer a uno de los Núcleos de Formación Bíblica de Hospitalitos de la Fe que funcionan en los barrios y sectores alejados de tu parroquia. Eso te ayudará mucho, porque eso queda cerca de tu casa, y con hermanos que van con la misma misión: conocer nuestra fe para luego poder dar razón de ella, y ayudar a los hermanos que se nos fueron de la Iglesia, a volver.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *