Tercer domingo de adviento.

  • Liturgia<📖>Apologética
    De la Liturgia de la Palabra
    3ra. Sem. de Adviento
    Fecha: 16 de diciembre de 2018

    Comentario: Hoy la Alegría del Señor resuena de una manera muy especial en todas y cada unas de las lecturas de la Liturgia de la Palabra de nuestra Eucaristía Dominical y con ello el mensaje del Señor se nos ofrece para la Conversión de nuestras vidas.

    Dentro de todas las posibilidades apologéticas que podríamos extraer de este día, es importante que consideremos lo siguiente.

    Durante muchos siglos la Iglesia Católica ha adquirido y desarrollado un esquema de rigidez y opacidad que incluso ha asignado también hacia Dios, haciendo de la tristeza y la apatía una característica de una gran parte del Pueblo de Dios – sacerdotes y obispos incluidos -. Las comunidades protestantes no han sido la excepción y también han caído en situaciones tan terribles que incluso críticos como Federico Nietzsche afirmaba que el Cristianismo en su conjunto era la Negación de la Alegría humana.

    Sin embargo, desde la realización del Concilio Vaticano II, la Iglesia Católica ha entrado en un proceso de Conversión que no ha terminado y que encuentra en muchos de sus miembros no sólo apatía, sino incluso hasta un ataque abierto.

    Podríamos decir que la Exhortación Apostólica “La Alegría del Evangelio” (Evangelii Gaudium) escrita por el Papa Francisco hace 5 años es la expresión de este caminar de Conversión personal – pastoral – eclesial; sin embargo, muchos miembros de la Iglesia se resisten a leerla y ponerla en práctica. Uno de los pecados de los pastores del Pueblo de Dios es no leer los Documentos Pontificios y, por lo tanto, no compartirlos ni vivirlos con los hermanos a ellos encomendados.

    Tan ajena se ha hecho la Alegría al Catolicismo, que cualquiera que vea a un católico alegre, misionero, dinámico, evangelizador, que alabe a Dios a través del canto y la danza, que aplauda o alabe a Dios, inmediatamente lo etiqueta como “protestante”, “evangélico”, “aleluya”, etc.

    Esta situación debe cambiar. Sobre todo porque el Papa Francisco ha dicho que la Nueva Etapa Evangelizadora de la Iglesia ha de estar caracterizada por esta Alegría del Evangelio, que llena el corazón y la vida entera de los que se dejan encontrar por Jesucristo.

    Dejemos de catalogar como “protestante” lo que nos pertenece y caigamos en la cuenta que tenemos todo para ser PLENAMENTE CRISTIANOS, pero que esa plenitud sólo la podemos adquirir y desarrollar gracias al Encuentro con Jesús.

    Quisiera terminar compartiéndoles algo: desde mi experiencia aquí en Alemania me he dado cuenta del gran Tesoro que Dios nos regaló por medio de sus Obispos en el Documento Conclusivo de Aparecida y el Proceso que tan profundamente está condensado en su capítulo sexto. Mientras que aquí algunos hermanos sacerdotes y laicos están empezando a asumir y desarrollar los Procesos de Nueva Evangelización, en América Latina ya lo tenemos incluso programado. Por lo tanto, hemos de dejar atrás todas las resistencias que tengamos y asumir como Continente de la Esperanza este Don de Dios.

    Preguntas para compartir

    1. ¿Qué opino de la Frase: ” La Alegría del Evangelio ha de ser el sello de vida de un católico y su más rotunda Apología”?

    2. Leer los 18 primeros números de la Alegría del Evangelio y cuestionarme sinceramente si he asumido o no el llamado a la Nueva Evangelización hecho por Dios a través del Papa Francisco.

    Elaborado por:
    Cristopher Cortés

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *