Fe y Apostolicidad.

  • LITURGIA 📖 APOLOGÉTICA
    XXXIV Semana del Tiempo Ordinario
    Liturgia de la Palabra:
    Fecha: 30-11-2018
  • Comentario: Al poder escuchar las lecturas propias de la Fiesta de San Andrés Apóstol, la Palabra de Dios nos da la oportunidad de profundizar sobre la intrínseca relación que existe entre la Fe y la persona de los Apóstoles; y, el sólo hecho de que los grupos protestantes no tengan un calendario para celebrar la memoria y el testimonio de los apóstoles y sus sucesores, y que esto sólo lo haga la Iglesia Católica, ya dice demasiado.
  • En primer lugar, el texto de la Carta a los Romanos (10, 9-18) nos comparte los versículos en donde el Apóstol diserta sobre el proceso de la fe, la forma como se asume y se profesa, la necesidad del anuncio del Evangelio y el rechazo que éste puede experimentar, incluso por parte de quienes fueron los primeros destinatarios; es decir, el Pueblo de Israel. En segundo lugar, el texto evangélico, por su parte, nos invita a poner la mirada en el origen del llamado que Jesús hizo a sus apóstoles y que es la base de la cual parte el grupo de los Doce, que prolongaron su ministerio por medio de la denominada “Sucesión Apostólica”, continuada hasta nuestros días.
  • Todo esto nos invita a descubrir que entre Fe y Apostolicidad existe una relación inseparable para que sea verdadera. No basta, pues, como muchas veces lo hacen las sectas citar que “basta” con declarar y creer para alcanzar la salvación, como si fueran palabras mágicas que se pronuncian de manera irresponsable. Por el contrario, San Pablo deja en claro que esta declaración – esta “Profesión” – no son simples fórmulas rituales, sino que es la consecuencia de la aceptación auténtica de la predicación apostólica, es decir, de la transmisión de la Fe de los testigos del Señor Resucitado que, cumpliendo su mandato, van por todo el mundo anunciando la Buena Nueva. De esta forma, no existe Fe verdadera cuando no se ha recibido de Testigos auténticos.
  • Por éso, no basta con alegar que la “sola Fe” salva, sino que esta Fe obtiene su autenticidad, no de la repetición obsesiva de fórmulas o versículos tomados al capricho, sino de la recepción del mensaje evangélico transmitido por los testigos históricos que lo vivieron y lo confirmaron incluso con el derramamiento de su sangre.
  • Siempre es interesante ver cómo, en la conversión de los hermanos de las congregaciones cristianas separadas, el papel histórico de los Apóstoles juega un papel determinante, porque se percatan que la única comunidad auténticamente pascual es aquella que tiene un lazo histórico ininterrumpido entre la generación actual y la comunidad de los testigos del Resucitado.
  • Por lo tanto, como católicos que somos, tengamos y vivamos nuestra Fe de manera verdaderamente apostólica, sin desperdiciar tan inmenso regalo, sino valorándolo y compartiendo en la fe, la esperanza, la caridad, la Palabra de Dios, la evangelización, la Eucaristía, la Liturgia y el testimonio.
  • Preguntas para compartir
  • 1. ¿Cómo podemos revalorar la apostolicidad de la fe?
  • 2. ¿ He asumido el llamado a la Nueva Evangelización que el Papa Francisco ha hecho a toda la Iglesia en Evangelii Gaudium, número 14?
  • Elaborado por:
    P. Cristopher Cortés Pliego

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *