Acreditación de Hospitalitos de la Fe

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Mons. Mario Moronta, Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Venezuela. Rector Mayor de Hospitalitos de la Fe.

54-. Dar seguridad y confianza:

a. Los servicios directivos y de coordinación proveen protección, estabilidad y prolongación en el tiempo a todos los proyectos misioneros que se llevan a cabo.

b. Hospitalitos de la Fe hunde sus raíces y encuentra su fuente de vida en el mismo Jesucristo, en cuanto que, siendo parte del pueblo de Dios, tiene por Cabeza a Jesús el Cristo [Ungido, Mesías]; crece unido a Él (el NÚCLEO), mediante junturas y ligamentos que le dan cohesión y movilidad. “Y la misma Unción, el Espíritu Santo fluye desde la Cabeza al cuerpo…”[1]. Estos son: el Rector General y los Directivos a nivel Internacional, Nacional, Diocesano y Parroquial; los Coordinadores, los Guías y los demás servicios internos de cada Unidad y de cada Célula Misionera: secretariado, logística, oración y misericordia, y tesorería.

c. Aprendemos, por la Palabra de Dios, que la bendición de una autoridad eclesiástica, representa la bendición de la Iglesia (cf. Lc 10,16; Jn 13,20; 20,22; Mt 28,18-20), la obediencia a Cristo; y que trae consigo, la garantía y la alegría de la asistencia del Espíritu Santo en la obra a realizar. Es, también, el reconocimiento de que lo que se hace es obra de Dios y no de los hombres; y es un aval que impulsa la fuerza creciente de toda la Misión.

55-. Acreditación eclesiástica.

a. Luego de haberla dado a conocer al Obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana, Venezuela, Monseñor Mariano Parra Sandoval, en Mayo del año 2011, esta Misión fue presentada ante varias comisiones de la Conferencia Episcopal Venezolana; y, desde Octubre de ese mismo año, fue asumida eclesiásticamente por el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta.

b. En enero del año 2013, en la asamblea de la Conferencia Episcopal Venezolana, el mismo Monseñor Mario Moronta la dio a conocer a todos los demás obispos del país.

c. La comunión permanente con la Iglesia la apoyamos en hacer examinar previamente por las autoridades de la Iglesia Católica los dos brazos misioneros con que esta Misión trabaja: la Guía Bíblica para auxiliar en la fe y el Instructivo Misionero.


[1]CIC., n. 782, 792, 794.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *