El diezmo obligatorio o la imposición del Sábado como día del Señor. Así los justifican.

Liturgia< ?>Apologética
De la Liturgia de la Palabra.
III Semana de Cuaresma. Ciclo B.
Fecha: 07 de Marzo de 2018

Comentario: Utilizan de modo desvirtuado el siguiente texto bíblico:

“No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.” (Mt 5, 17).

Pero, ¿acaso allí está diciendo que la legislación de la Antigua Alianza se conservaría sin cambio alguno en la nueva? Jesús anunció que le daría plenitud, y eso pasa por darle renovación, corrección. En efecto, la Ley de Moisés era, en palabras de Pablo, “figura y sombra de una superior” y tenía además imperfecciones. De lo contrario, ¿Qué necesidad habría de una Nueva Alianza y del propio Jesucristo? “Pues si aquella primera fuera irreprochable, no habría lugar para una segunda.” (Hb 8, 7-8; cf. Jr 31, 31-34).

Jesucristo nos trae una Nueva Alianza, y por ende, dejaría sin efecto muchas cláusulas de la ley mosaica. ¿De qué Nueva Alianza se puede hablar si permaneciera inamovible la Ley de Moisés.

Jesús nos traería, mediante su Cuerpo, la Iglesia, una nueva legislación. A ello obedecen estos otros pasajes de la Sagrada Escritura:

▪ “Él hace nuevas todas las cosas” (Ap 21,5);

▪A sus 12 Apóstoles les anunció: “Yo os aseguro que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, os sentaréis también vosotros en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.” (Mt 19,28)

▪ La Ley y los Profetas llegan hasta Juan (Lc 16, 16)

▪ “He aquí que vengo a hacer tu voluntad. Abroga lo primero para establecer el segundo”. (Hb 10, 9).

▪ “Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.” (Jn 1, 17)

▪ “Si la perfección estuviera en poder del sacerdocio levítico – pues sobre él descansa la Ley dada al pueblo -, ¿qué necesidad había ya de que surgiera otro sacerdote a semejanza de Melquisedec, y no a semejanza de Aaron? Cambiado el sacerdocio, necesariamente se cambian las leyes”. (Hb 7, 11-12).

▪ “De nuevo declaro a todo hombre que se circuncida que queda obligado a practicar toda la ley. Habéis roto con Cristo todos cuantos buscáis la justicia en la ley. Os habéis apartado de la gracia.” (Gal 5, 3-4). Lo que dice de la circuncisión aplica igual a las leyes del diezmo y el Sábado.

▪ “Canceló la nota de cargo que había contra nosotros, la de las prescripciones con sus cláusulas desfavorables, y la suprimió clavándola en la cruz.” (Col 2, 14; cf. Ef 2, 15).

▪ ” Porque quien observa toda la Ley, pero falta en un solo precepto, se hace reo de todos.” (Stgo 2, 10)

Preguntas para compartir:

1. Si Martín Lutero declaró innecesarias las obras de la Ley, ¿por qué muchos de sus seguidores se devuelven a las normas de la ley mosaica y hasta las declaran necesarias para salvarse?

2. ¿Cuáles podrían ser las reales razones por las que muchos pastores protestantes establecen sus organizaciones sobre muchas cláusulas de la ley mosaica?

Elaborada por:
Pbro. Héctor Pernía, mfc

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *