A la Biblia le quitaron varios libros inspirados por Dios

Pbro. Héctor Pernía, mfc

¿Cuáles son los libros que le quitaron a la Biblia?

(88) Estos son: Tobías, Judit, Baruc, Sabiduría, Eclesiástico, 1 y 2 de Macabeos y algunas partes de Daniel y de Ester. Los cristianos creemos que estos libros son inspirados por Dios porque los utilizaron Jesucristo y las comunidades cristianas primitivas, y porque solemnemente así los reconoció la Iglesia de Cristo asistida por el Espíritu Santo.

¿Cómo sabemos que esos libros son inspirados por Dios?

(89) Mostremos varias evidencias:

a. En Jn 10,22-23, leemos que Jesús paseaba en el templo durante la fiesta de la dedicación. Estas fiestas celebraban la re-consagración del templo por Judas Macabeo después de la profanación por parte del rey Antíoco de Siria en el año 168 antes de Cristo, lo cual está escrito en 1Mac 4,52-59 y 2Mac 10,5-8. Pero este libro fue excluido de la Biblia por los protestantes. Si esa fiesta no fuese un deber con Dios Jesucristo no hubiese ido a participar.

b. Lo que leemos en 2Mac 5,24-27; 6,3-9 Jesús lo está mencionando en Mt 24,15-16, refiriéndose al cumplimiento de la profecía hecha en Dn 9,27 y a los lamentos del pueblo de Israel que aparecen en el Sal 74,1-9.

c. El caso que los judíos le mencionaron a Jesucristo en Mc 12,18-27 corresponde a lo que leemos en Tb 3,7-9. Si ese libro no fuese inspirado por Dios Jesucristo le pudo haber dicho a los judíos algo así: ‘¿Por qué me citan un pasaje de un libro que no fue inspirado por Dios?’

d. He aquí más pruebas de que esos libros fueron usados en el Nuevo Testamento: a) 2Mac 7,9.14 con Hb 11,35; b) Sb 3,5-6 con 1Pe 1,6-7; c) Sb 13,1-9 con Rm 1,18-32.

¿Quiénes le quitaron a la Biblia esos libros? ¿Por qué lo hicieron?

(90) Los primeros en hacerlo fueron miembros de una escuela judía a finales del siglo primero de la era cristiana en la ciudad de Jamnia, ubicada en Palestina. Ellos elaboraron una lista que cerrara el canon siglos antes de la venida de Cristo con la expresa intención de distanciarse del cristianismo y eliminaron esos siete libros, justamente, porque Jesucristo y los primeros cristianos los reconocieron y utilizaron como inspirados por Dios. Tales libros correspondían al canon o lista griega de 46 libros, la más utilizada por los judíos en general en los siglos previos y en la Iglesia naciente, ya que la mayoría de los judíos hablaba el griego y eran muy pocos los que hablaban el hebreo, lengua en la cual estaban escritos los 39 libros del canon palestinense, y que fue el canon con el cual se quedó aquel grupo de judíos reunido en Jamnia.

Luego fue en el año 1520 con Carlostadio, en 1534 con Martín Lutero, y en 1540 con Calvino, que nuevamente esos libros volvieron a ser eliminados de la lista de libros sagrados, sin Concilios y sin mayores consultas, sino decidiendo por sí mismos. Ellos, aunque no reconocieron esos libros como inspirados por Dios, nunca los quitaron realmente de la Biblia; sino que los pasaron, como apéndice, al final del canon; y así permanecieron hasta 1835 cuando por primera vez, en Estados Unidos los quitaron por completo. ¿Y con qué autoridad? Por dinero. Presiones de tipo económico de una imprenta, llevó a grupos protestantes a quitarlos definitivamente. El que busca encuentra; y cualquiera que busque encontrará lo mismo que aquí está leyendo.

Pregunta para reflexión: Cada uno debe hoy darse cuenta de qué lado se encuentra y, en adelante, de qué lado va a estar: ¿del lado de los judíos que en Jamnia negaron esos libros y de los protestantes que en los siglos XVI y XIX hicieron lo mismo?, ¿o del lado de Jesucristo y de los cristianos que los utilizaban y reconocían como sagrados?


NOTA: te invitamos a nuestra biblioteca de video, y podrás conocer lo que enseñan los más importantes apologetas del momento:

HF-VIDEO / Biblia y Tradición

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *